14 abr. 2011

¿Se puede convencer a una mosca para que haga ejercicio?


Robert Wessells ha demostrado que sí. Este investigador de la Escuela de Medicina de la Universidad de Michigan (EE UU) somete a sus moscas de la fruta (Drosophila melanogaster) a agotadores ejercicios diarios con el fin de entender cómo responden sus genes al ejercicio, y desvelar así claves que un día podrían ayudar a que las personas se mantengan más sanas y más activas en edades avanzadas.

Un día en la vida de una mosca equivale, aproximadamente, a un año en la vida de los humanos, y por eso los investigadores como Wessells las usan para estudiar los efectos del ejercicio a largo plazo en el cuerpo sin necesidad hacer el seguimiento de humanos durante décadas. De momento, los experimentos con estos insectos han revelado, entre otras cosas, que después de “años” de ejercicio regular las moscas más ancianas demuestran el vigor de moscas de edad media. “La meta no es la extensión del período de vida sino mejorar su capacidad para moverse bien y que tengan una buena calidad de vida a medida que envejecen”, continuó. “Y resulta que las moscas tienen algunos problemas similares a los humanos, por ejemplo que ponerse en movimiento es lo que más les cuesta”.

Pero, antes de iniciar sus investigaciones, Wessells tuvo que resolver un problema más básico: ¿cómo se convence a una mosca para que haga ejercicio? Wessells da todo el crédito de la solución la técnico de laboratorio Nicole Piazza, inventora de lo que denomina la “Torre de Energía”. En este curioso ingenio las moscas están alojadas en diferentes niveles de tubos de prueba en el interior de un marco de madera. Cada 20 segundos un brazo motorizado suelta una palanca y el marco cae una distancia corta, empujando a las moscas hacia el fondo del tubo. Tan pronto como caen, las moscas vuelven a trepar la pared del tubo. Y lo hace una y otra y otra vez. “La máquina aprovecha su instinto natural de trepar por el tubo”, explica Piazza.

Fuente: muyinteresante.es

13 abr. 2011

Estudio demuestra que beber agua adelgaza


Durante mucho tiempo la cultura popular ha defendido la importancia del agua para perder peso, pero faltaba información científica que lo corroborara. Sin embargo, un reciente ensayo clínico realizado por el departamento de Nutrición Humana, Alimentación y Ejercicio del Virginia Tech en Blacksburg (Virginia), comprobó que el agua funciona para perder peso.

El estudio que trataba de demostrar si, tal y como asegura la publicidad, el agua adelgaza, es el primer ensayo de intervención controlado y aleatorio que demuestra que un mayor consumo de agua constituye una estrategia efectiva para perder peso.

El estudio fue dirigido por Brenda Davy y los resultados se dieron a conocer en el congreso anual de la Sociedad Química Americana celebrado en Boston (EEUU).

El ensayo clínico incluyó a 48 adultos, con una media de entre 55 y 75 años, a los que se dividió en dos grupos. Todos los participantes siguieron una dieta baja en calorías durante tres meses, pero uno de los grupos agregó dos vasos de agua antes de las comidas y el otro no. Finalizada la dieta, los investigadores comprobaron que los bebedores de agua habían perdido alrededor de siete kilos, mientras que los que no bebieron los dos vasos de agua antes de las comidas, perdieron casi cinco kilos.

La explicación, es la que ya el sentido común nos dictaba, pues esta diferencia de peso se debe a que el agua hace sentir el estómago más lleno, con lo que disminuye el apetito y se come menos.

Los investigadores ya habían comprobado que las personas de mediana edad y los mayores que bebían dos vasos de agua justo antes de una comida consumían entre 75 y 90 calorías menos durante esa comida.

Respecto al consumo diario recomendable de agua, los autores del estudio reconocen que nadie sabe exactamente cuál es. Una referencia la da el Instituto de Medicina de las Academias Nacionales de Estados Unidos: beber cuando se tiene sed. En mujeres, el consumo recomendado es de unos 9 vasos diarios de líquido, incluida agua. En hombres, el consumo recomendado es de 13 vasos de agua diarios.

Debemos tener en cuenta que existe también la posibilidad de enfermarse por beber agua de más, ya que el exceso de agua puede provocar efectos no deseados, lo cual nos recuerda la sabia y conocida frase “todo en exceso es malo”.


Fuente: noticias.es.msn.com

5 abr. 2011

La risa puede hacerle sentir bien y es buena para el corazón


Reduce el nivel de hormonas del estrés
Una buena carcajada podría aliviar el estrés y mejorar la presión arterial, según una experta.


"La risa aumenta el flujo sanguíneo y mejora la función de los vasos sanguíneos. Reducir el estrés es particularmente beneficioso para las personas que sufren de hipertensión [presión arterial alta]", aseguró en un comunicado de prensa de la Sociedad de Cirugía Vascular la Dra. Vivienne Halpern.

Abril es el mes nacional de concienciación del estrés en EE. UU.

"La risa reduce el nivel de hormonas del estrés [cortisol, epinefrina, dopamina y hormona del crecimiento] y aumenta el nivel de hormonas que fomentan la salud [endorfinas y neurotransmisores] ", explicó Halpern. "Esto puede resultar en un sistema inmunitario más fuerte y menos efectos físicos del estrés".

Además de reducir el estrés y mejorar el flujo sanguíneo y la función de los vasos sanguíneos, la risa ayuda a relajar los músculos y crea una sensación de bienestar, añadió.


FUENTE: Society for Vascular Surgery, news release, March 28, 2011